La Pelota Vasca

La historia de Urrugne está íntimamente ligada, desde hace siglos, a la de la pelota vasca.

En la villa siempre ha habido una cancha para jugar a la pelota, actualmente pertenece a la familia Dongaitz  se ubica junto a la iglesia.

Según la tradición, Luís XIV, en el transcurso de una estancia en el Castillo de Urtubie fue al frontón a jugar a la pelota.

Al principio la pelota se jugaba a mano, en la plaza. Las demás modalidades fueron apareciendo más tarde.

El gran frontón de Urrugne fue construido entre 1848-1850. Se inauguró el 18 de septiembre de 1851 en presencia de 10.000 personas y dio lugar a tres días de fiesta.

Las fiestas patronales de Urrugne, “Fiestas de Bixintxo”, (se desarrollan en la primera semana de septiembre), hoy en día siguen siendo la ocasión de organizar grandes partidas de pelota a las que acude un público numeroso.

En verano, cada martes por la noche, podrá asistir a demostraciones de pelota vasca.
 

Los grandes pelotaris originarios de Urrugne:

  • La familia Dongaitz ha marcado la historia de la pelota: Jean Dongaitz, campeón de pelota mano en el siglo XIX, después su hijo Joseph (de 1895 a 1914), Jean-Baptiste, (de 1897 a 1925), Léon (de 1902 a 1940).
  • Halsouet, apodado “Eskerra”, (el zurdo), y Larre llamado “Ciki” (el pequeño), su medallón, (obra del escultor Puiforcat), engalana el frontón de Urrugne.
  • François Zugasti – y recientemente los campeones Paul Zugasti, Jean-Philippe Bideondo y Patrick Ezcurra, se han unido a este largo linaje.
  • Actualmente, Pascal de Ezcurra se encuentra en la cima de los jugadores independientes.

Es por ello que Urrugne tiene el honor de haber inscrito los nombres de los pelotaris más célebres de la historia de la pelota vasca desde hace más de 100 años.

Aprenda más sobre este deporte e intente practicarlo en el transcurso de nuestras visitas guiadas.